Feeds:
Entradas
Comentarios

equilibrioPilates mejora el equilibrio

El equilibrio se define como la capacidad de asumir y sostener cualquier posición del cuerpo contra la ley de gravedad.  Es una habilidad muy importante, que se pierde a partir de los 10 años.  En realidad, una consecuencia normal de envejecer es la continua declinación en el equilibrio.  Hay que agregar a eso la pérdida de la fuerza muscular y de la flexibilidad que habitualmente acompañan al envejecimiento y ya se tienen las razones para que ocurra una caída.  Por tal motivo, es importante realizar ejercicios para el desarrollo del equilibrio.

Para mejorar el equilibrio es aconsejable realizar ejercicios que aumenten la fuerza del tobillo, de la rodilla y de los músculos de la cadera. Los ejercicios con el rodillo de Pilates vienen muy bien para mejorar el equilibrio y la estabilización.

El objetivo principal de éste método es conseguir una coordinación completa e ideal del cuerpo, mente y espíritu así como también mejorar la fuerza, flexibilidad, prevenir lesiones, etc. Para ello es necesario incorporar y automatizar los principios básicos del método Pilates, que son centro, concentración, control, precisión, fluidez y respiración  aunque pueden variar en función de las distintas escuelas que existen a nivel internacional.

Respecto a la estabilidad postural y el mantenimiento de esta por parte del ser humano, se considera desde hace unos años que se compone de un carácter multifactorial. El problema radica en que con el paso de la edad las capacidades tanto sensoriales como motoras de nuestros sistemas disminuyen, impactando negativamente en la estabilidad postural haciendo que se pueda llegar a perder el equilibrio.

Basándose en los principios del método Pilates y en la biomecánica del cuerpo humano es muy importante para el equilibrio los músculos posturales, como son el transverso del abdomen (a través de ecografía de observa su activación como músculo anticipatorio y estabilizador) o los oblicuos externos e internos de hecho, de acuerdo con estudios previos, el núcleo, centro o “core” del que Pilates hablaba en sus libros estaba formado por una caja o cilindro cuya pared anterior coincidía con el transverso del abdomen, la parte posterior con los multifidos, el techo con el diafragma y la base con el suelo pélvico, y la activación conjunta de esta musculatura o simbólicamente el “powerhouse” permite mantener la estabilidad postural y consecuentemente poder disminuir el riesgo de caídas, principalmente en poblaciones de avanzada edad.

Por otro lado, estudios han descrito la falta de equilibrio como un riesgo de padecer caídas, que aumenta generalmente con la edad, siendo un factor importante  a la hora  de sufrir fracturas, lesiones o la muerte. Puede desglosarse en equilibrio estático, es decir la capacidad de mantenerse de pie cuando no nos movemos, y un equilibrio dinámico referido a la capacidad de mantenerse de pie cuando hay desplazamiento de nuestro cuerpo en el espacio sin perder la posición natural del cuerpo.

Las técnicas y ejercicios del método Pilates se usan comúnmente en la práctica clínica, para mejorar la postura y facilitar los movimientos del cuerpo, mediante la reeducación de los patrones motores, aunque hasta la fecha no se ha publicado mucha literatura sobre ello. Por ello el objetivo principal ha sido revisar toda la bibliografía y estudios recientes en los que se midiese el efecto de la práctica de un programa de ejercicios basado en el método Pilates sobre el equilibrio tanto estático como dinámico de las personas para saber si puede ser utilizado como herramienta en la prevención de caídas, así como estudios en los que se midiera la calidad de vida mediante algún tipo de cuestionario en pacientes que practicaron el método Pilates.

En un estudio controlado de 34 adultos sanos más jóvenes  realizaron un estudio cuya medida del equilibrio fue el Functional Reach Test (FRT), prueba en la que el sujeto se coloca de pie con la mirada paralela a una pared y los pies tras una raya marcada en el suelo. En la pared se coloca una regla cuyo 0 coincida con la línea del suelo. El sujeto coloca su brazo más cercano a la pared en flexión de 90 º. El objetivo del FRT es desplazar el brazo en paralelo lo más lejos posible, manteniendo el equilibrio. Finalmente se toma como medida la distancia (en cm) avanzada con el brazo sin caerse ni traspasar la línea con los pies.

Se encontró mejoría estadísticamente significativa en los resultados del FRT después de 5 semanas de entrenamiento de Pilates. Realizaron una distinción entre equilibrio estático y dinámico. Para el primero realizaron las pruebas con un “sway meter” que consiste en colocarle un cinturón en el tórax al sujeto atado a una cinta métrica y su objetivo es medir en milímetros el desplazamiento anterior o posterior del tronco en distintas posiciones (ojos abiertos o cerrados) y sobre distinto material (suelo o foam). Para el dinámico se uso el test de máximo rango de movimiento del tobillo (TMRMT) manteniendo el equilibrio. Los datos mostraron mejoras en el balanceo postural y el equilibrio dinámico en una población adulta mayor(edad 66-71) después de 8 semanas de clases de Pilates dos veces por semana.

El último estudio que se realizó una investigación de 8 semanas con dos prácticas semanales del método Pilates se usó la escala Tinetti, una batería de 9 pruebas en las que se evalúa tanto el equilibrio dinámico como estático dando una puntuación final de entre 0 (mal equilibrio) y 27 puntos (mejor equilibrio posible), mostrando una mejora significativa  así como en la independencia y calidad de vida de mujeres ancianas (edad 60 años) medida mediante el World Health Organitation Quality of life-OLD (WHOQOL-OLD), adaptación para una población anciana, del cuestionario de calidad de vida de la OMS.

Recientemente, en un mayor estudio controlado aleatorio cuya muestra eran personas de edad avanzada (edad 65 años) residentes en asilos, usaron una plataforma de fuerza para medir el equilibrio, viendo las variaciones de la angulación del tobillo. Se mostraron mejoras significativas tras 36 sesiones (3 días a la semana durante 12 semanas), en las medidas de la plataforma dinámica de fuerzas sobre el equilibrio, además de la fuerza muscular, el tiempo de reacción, y las tasas de caídas, del grupo de Pilates en comparación con un grupo de control que no hacía ningún tipo de actividad física.

Por lo tanto existe  evidencia científica sobre los efectos del método Pilates en el equilibrio tanto estático como dinámico comprobando mejoras importantes en el equilibrio y la estabilidad postural.

El prolapso genital, que consiste en el descenso de las paredes vaginales y de sus órganos vecinos, va en aumento. Hasta 40% de las mujeres mayores de 40 años puede sufrir esta condición, que en algunos casos implica alteraciones en el funcionamiento de la vejiga y el fin de una vida normal. La solución está en tratamientos de última generación a cargo de un equipo multidisciplinario.

El Suelo pélvico debería ser fuerte y felxible al mismo tiempo y para eso ejercitarlo, aporta valiosos beneficios físicos y psíquicos a nuestra salud.

Incontinencia urinaria, hemorroides, estreñimiento, vaginismo o prolapso son algunas de las patologías o trastornos que encuentran en el Método Pilates un gran apoyo como complemento terapéutico. Entre un 15 y un 40% de las mujeres mayores de 20 años presentan algún tipo de problema de suelo pélvico, siendo la incontinencia urinaria el trastorno más frecuente en España, con dos millones de españoles, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Aunque la práctica regular de Pilates es un gran aliado para nuestra salud, no hay que olvidar que ante la aparición de los primeros síntomas relacionados con cualquiera de los trastornos mencionados debemos visitar a nuestro médico para que nos diagnostique y marque las pautas necesarias.

Pon en forma tus músculos más íntimos

Si estás en tu clase semanal de aerobic, en plena sesión de spinning o practicando step en el gimnasio y, de repente, tienes la terrible sensación de haber tenido una pérdida de orina, no pierdas la calma. Sí, es desagradable, pero tiene solución. En primer lugar, es aconsejable que consultes a tu médico para que evalúe los síntomas, diagnostique y paute un tratamiento, pero no es lo único que puedes hacer. Existen algunos centros de Pilates, que ofrecen sesiones específicas de reeducación del suelo pélvico (zona que va desde el pubis al coxis) con el fin de localizar y aprender a trabajar los músculos de esta parte del cuerpo.

En muchas ocasiones hay alumnas que sienten vergüenza al explicar que sufren la pérdida de orina o épocas de fuerte estreñimiento”. Sin embargo, para poder mejorar esa situación, es imprescindible que el profesor de Pilates conozca el problema. De este modo, se crea un valioso vínculo de confianza que propiciará los buenos resultados. En ese clima, “las alumnas aprenden a localizar el periné, paso previo a las sesiones específicas de trabajo muscular y respiratorio, donde se aprende a mover los músculos que forman el suelo pélvico”.

Lo ideal es llevar a cabo la educación del periné de forma preventiva. Sin embargo, si ya han aparecido los primeros síntomas de incontinencia urinaria, vaginismo o cualquier otro síntoma de disfunción del periné, es “importante no perder la calma y ponerse a trabajar cuanto antes, aunque sin obsesionarse. 

Relájate y respira

En Pilates, se trabaja disociando cada grupo de músculos y también cada uno de ellos. “De este modo se puede aprender a mover los músculos del periné sin apretar los glúteos o los aductores. El objetivo es tener un periné fuerte y flexible al mismo tiempo. Para ello, lo primero que hay que aprender es a relajar el periné, lo cual no es fácil y nos puede llevar un tiempo”.

Cada uno de los ejercicios de Pilates tiene un patrón respiratorio específico. “Lo importante es sincronizar la respiración con el trabajo de los músculos de la espalda, el periné, el transverso y el diafragma. De este modo, conseguiremos una espalda flexible, un vientre plano y un periné capaz de aguantar la presión, que cada vez tendremos más controlada

Mujeres que saben cuidarse

Aunque el cuidado del suelo pélvico es importante tanto para hombres como para mujeres, lo cierto es que es particularmente saludable para las mujeres de cualquier edad, desde la pubertad hasta la menopausia, ya sea que hayan tenido o no hijos. “La práctica de ejercicios de Pilates enfocados al fortalecimiento del periné es especialmente recomendable para aquellas mujeres que tienen intención de quedarse embarazadas, están esperando un hijo o lo han tenido recientemente

Esto es así porque gracias a la práctica de estos ejercicios de forma regular, se consigue tener unos músculos flexibles y fuertes que facilitan el correcto funcionamiento de la uretra, la vagina y el ano, y permiten la contención de las vísceras, tan importante en los períodos post parto para evitar el prolapso.

Una relación sincera y sana con tu cuerpo

El método Pilates es una fuente inagotable de beneficios para nuestra salud física y bienestar emocional. Practicar ejercicios de Pilates centrados en el periné no sólo fortalece estos músculos, también hace que conozcamos más y mejor nuestro cuerpo, y sobre todo esta zona envuelta en tantos tabúes. El resultado es control, armonía, serenidad y, en definitiva, aumento de nuestra salud física y mental.

http://www.youtube.com/watch?v=FHE_NU_VriI

Las ultimas investigaciones cintificas han demostrado que el Método Pilates
trabaja a nivel de las fascias. Las fascias son las envolturas de tejido conjuntivo
que recubren los musculos y los órganos. A este nivel es donde se ubican los
meridianos de la medicina tradicional china. Según esta, los bloqueos energéticos
que se producen a este nivel son los que generan la enfermedad.

Cualquier trastorno psíquico como el estrés, el miedo, el enfado, la ira, la depresión,
o cualquier emoción negativa produce una tensión y acortamiento del tejido fascial.
Tales circunstancias provocan dolores y molestias en la misma zona o en otras partes
del cuerpo mas alejadas, debido a la tensión reciproca de membranas o tejido fascial.
Todas las fascias están unidas y forman una perfecta interrelación en todas las partes
del cuerpo. Muchos bloqueos mentales a lo largo de nuestra vida, hoy en día todavía
tienen repercusión en nuestras membranas craneales internas y en muchas partes
del organismo. Tensiones profundas e internas que están constantemente, las 24
horas al día activas, tensas, agotándonos y degenerando los tejidos e impidiendo
la libre circulación de los líquidos.

Este hecho tan real como desconocido nos va creando, formando o cultivando un
montón de posibles enfermedades y verdaderos puntos débiles de salud. Estamos llenos
de tensiones internas, tensiones fasciales, que normalmente son provocadas por
un traumatismo físico o por un bloqueo emocional o mental no asimilado correctamente.
Esta circunstancia hace que la pulsación del líquido cefalorraquídeo se vea también
afectada, provocando fallos de comunicación del organismo con el sistema
nervioso central. Esto es un proceso degenerativo.

Por tanto ya sabemos que los sucesos mentales y emocionales implican tensión
somática y de igual manera la tensión corporal tiene implicaciones mentales
y o emocionales. El terapeuta ayuda a eliminar la tensión somática y el paciente
debe de estar preparado por si le vinieran recuerdos de experiencias pasadas
con su emoción asociada. A menudo este hecho puede pasar inadvertido o
resultar doloroso. El paciente puede o no asociar la liberación somática con algo
relacionado con la represión inconsciente de una experiencia pasada y el
sentimiento-emoción asociado a ella.
La observación de este hecho nos trae el entendimiento de que es muy posible que
estemos llenos de energía psíquica reprimida o no asimilada por todo el organismo,
provocándonos una acumulación de estrés en el cuerpo. La movilidad del Metodo
Pilates en sus ejercicios, colabora en el restablecimiento del equilibrio alterado.

 

Pilates y el sexo

pilates y sexo

Joseph H. Pilates desarrolló un sistema de entrenamiento, denominado inicialmente “contrología”, que fue evolucionando e incorporándose a nuestras vidas hasta convertirse en lo que hoy en día conocemos como ‘Método Pilates’.

La práctica de este método nos hace mucho más conscientes del potencial de nuestro cuerpo, además de ofrecer un sinfín de beneficios. Sirvan de ejemplo: el incremento de la fuerza y el control motriz, la mejora de la tonificación muscular y la flexibilidad, correcciones posturales o mejoras en la rehabilitación de dolencias musculares entre otras.

Además, este Método ha demostrado ser una excelente práctica para potenciar y mejorar el desarrollo de actividades como la danza, el running o incluso el fútbol, con resultados excepcionales. Ahora bien, con todas estas características,

 

¿Te imaginas lo que puede ofrecerte Pilates en tu vida sexual?

Así que, seas hombre o mujer, aquí te dejo cinco razones para beneficiarte de esta disciplina durante el sexo: 

 

1.- Una experiencia más íntima y agradable con la pareja

Una de las principales razones por las que las parejas no tienen sexo con más frecuencia es el estrés. La mente controla el cuerpo. Por tanto, para llevar a cabo una correcta ejecución de movimientos y posturas como es debido, durante el sexo, debemos alcanzar un estado óptimo de concentración. Su creador creía, acertadamente, que por medio de la concentración se alcanza el dominio de los ejercicios. Algunos de los cuales requieren una atención total de determinados parámetros físicos o el control sobre determinados músculos, respiración, posición, etc., interiorizando la ejecución de dichos ejercicios hasta automatizarlos. 

Aumentando así la concepción total del propio cuerpo, centrándonos en lo que estamos haciendo, cómo lo hacemos y olvidarnos de todo lo demás. Al mismo tiempovenceremos uno de los peores enemigos de nuestra vida sexual: el estrés. Esta disciplina te enseña a controlar la respiración para oxigenar todo el torrente sanguíneo y reducir su presión, además de provocar una respuesta de relajación en el cerebro.

Más relajación menos estrés”.

2.- Fuerza constante durante el sexo e incrementa la duración de tus relaciones sexuales

 

Un principio clave en este Método es el control muscular. Cuando el cuerpo y la mente trabajan unidos, los movimientos resultan más efectivos. Controlar todos los músculos del cuerpo no es tarea fácil pero con la práctica se consigue. La fluidez se puede entender fisiológicamente como la sincronización armoniosa de todas las contracciones musculares en el tiempo. Los ejercicios de Pilates deben ejecutarse con ritmo único, vigoroso y lleno de energía. Ya podemos imaginar el resultado aplicado en nuestras relaciones sexuales.

3.- Disfrutar sin ningún tipo de limitaciones derivadas de molestias físicas ni fatiga

No hace falta tener un gran fondo físico, ni correr maratones, si se hace un uso energéticamente inteligente del cuerpo. Si nos basamos en esto último, uno de los elementos más importantes de este Método nos va a ayudar a superar nuestros límites: el Powerhouse. Este centro o core, es el núcleo que controla el resto del organismo. En este Método se aprende que, sobre todo en los ejercicios de suelo,todo movimiento proviene del centro, no a través de él. Aunque es una habilidad que requiere de un considerable entrenamiento para conseguir dominarla, aprendiendo a utilizar la línea central del cuerpo como punto de referencia, nos proporcionará una mejor concepción y centralización del cuerpo.

4.- Aumenta la flexibilidad y resistencia muscular y mental

Además de conseguir una mejora de la salud de nuestras articulaciones, podremos adquirir una mayor flexibilidad, unido al aumento de la creatividad que este Método nos aporta a través de sus numerosos ejercicios y ejecuciones. Esto nos llevará a probar posiciones que anteriormente se nos antojaban imposibles durante el sexo. También aumenta la flexibilidad de espalda y cadera, eliminando los dolores musculares de espalda que algunas personas sufren durante la práctica del sexo. Y no necesariamente por llevar al cuerpo a límites inimaginables. En una buena clase, el monitor/a nos retará tanto físicamente como mentalmente,superándonos día a día, aumentando nuestra resistencia sexual

 

5.- Aumenta la autoestima e incrementa la libido

Poco a poco observaremos los resultados de practicar esta disciplina. Nos sentiremos en forma y obteniendo mayor confianza en nosotros mismos. A veces la vacilación en el sexo tiene mucho que ver con la imagen corporal. Este Método nos enseña a amar nuestro cuerpo y apreciar su fuerza única y su belleza. Estodisminuye la preocupación en la imagen corporal y disfrutando de la diversión. Con la práctica de esta disciplina los orgasmos son más intensos. Esto se debe a que nos centramos en toda la musculatura pélvica, aumentando el flujo de sangre y de oxígeno en la zona genital.

En definitiva, la práctica del Método Pilates te garantiza algo muy importante: resultados a largo plazo y una mejora de la vida sexual durante décadas.

La disfunción sexual en hombres y superada la madurez en mujeres, es a menudo debido a un prolapso del útero o la vejiga. Como este Método se centra en los músculos profundos, invisibles del abdomen y del suelo pélvico, logra el fortalecimiento de los músculos que sostienen los órganos internos. Este beneficio, junto con los cinco puntos que hemos visto, contribuye a una mejor vida sexual.

mar1.jpg DSC_6893Si algo necesitamos para existir es respirar. Pero vamos olvidando cómo hacerlo correctamente. Recuperar este potencial alarga la vida y aleja el estrés.

Nacemos, y respiramos sin darnos cuenta. Es algo natural, no necesitamos que nos lo enseñen, ni apenas reparar en ello. Lo hacemos sin cesar y sin tener que forzar la voluntad. Es vital, lo hacemos sin más. De niños respiramos correctamente pero, con el tiempo, vamos adquiriendo “vicios” que desincronizan el modo de respirar y lo alteran. Por ejemplo, la respiración se va haciendo más limitada en cuanto a duración e intensidad, de modo que acabamos por no llenar los pulmones en las inspiraciones. Eso da lugar a una respiración incompleta. De modo que lo más saludable sería volver a aprender a respirar, para no sufrirtrastornos respiratorios, e incluso para disminuir la ansiedad nerviosa.

La forma correcta de respirar

La respiración correcta es la que utiliza tanto el diafragma como los pulmones. Si inspiramos y exhalamos aire por la boca, en lugar de por la nariz, las membranas que filtran ese aire para protegernos de las bacterias y el dióxido de carbono, y que están situadas en las fosas nasales, no pueden hacer esa labor. Sin embargo, tendemos a respirar o, al menos, a inspirar, frecuentemente por la boca. Sobre todo, al hacer ejercicio, la menor afluencia de oxígeno nos “obliga” a ayudarnos aspirando con la boca abierta.

Aunque apenas pensemos en ella, tenemos la facultad de reconducir nuestra respiración. Respirando tan solo con el pecho, se mueven alrededor de 500 centímetros cúbicos de aire. La respiración en la que intervienen estómago y pecho mueve de 8 a 10 veces más ese volumen. Diferenciar esos modos de respiración es muy útil para aprender a realizar la respiración completa.

Respirar como niños

El modo en que respira un bebé es, de forma natural, el más completo. Se inspira por la nariz, con la boca cerrada, dejando que se infle el estómago llenándose de aire al máximo. Luego se lleva el aire hacia el diafragma, que lo impulsa a los pulmones y, desde allí, se deja salir lentamente por las fosas nasales. Básicamente, es lo mismo que hacemos cuando estamos relajados o dormidos.

Sin embargo, cuando estamos nerviosos, ansiosos o cansados, la respiración puede ser la válvula de escape -nunca mejor dicho- para liberar esa tensión. Respiraciones pausadas, dejando que el aire baje hacia el estómago, reteniéndolo después en el pecho unos segundos y dejándolo salir despacio, hacen que el cuerpo se oxigene y liberan la mente del embotamiento que la colapsa. De cinco a diez de estas respiraciones suelen bastar para sentirse mejor, más animado, con más fuerzas. Con la práctica, incluso son necesarias menos.

En esos estados emocionales alterados, cualquier sitio es bueno para practicar la respiración relajante; aunque, naturalmente, cuanto más puro sea el aire que se respira, tanto mejor.

Respirar para aliviar tensiones

Mark Taylor, terapeuta de Movimiento Somático y director del Centro para Body Mind Movement, localizado en Pittsburg, Estados Unidos, dice: “Respiramos mal porque vivimos mal. La forma en que inhalamos y exhalamos es un reflejo de quiénes somos y de cómo nos desempeñamos en nuestras ciudades, donde el aire está muy contaminado y existe una estimulación excesiva del sistema nervioso”.

Si a eso le añadimos que los problemas y tensiones nos hacen ir conteniendo cada vez más la respiración, sin percatarnos, es fácil comprender por qué llegamos a viejos con menos capacidad de respirar.

Actualmente, en las terapias de crecimiento personal y espiritual se da mucha importancia a la correcta respiración. Por tradición, las disciplinas orientales ya se la daban, pero en occidente es algo relativamente reciente. Meditar observando la propia respiración no solo ayuda a la concentración, sino que mejora nuestra conciencia de cómo respiramos y colabora a que lo hagamos bien.

En la práctica del ejercicio físico es fundamental saber respirar adecuadamente. Un control correcto de la respiración hace que el mayor consumo de oxígeno active el metabolismo durante más tiempo, quemando calorías incluso después del esfuerzo.

Y es que, como dice una cita del budismo, “la respiración es el puente entre el cuerpo y la mente”. De lo que no cabe duda es de que necesitamos respirar para vivir, y mejor respirar bien para vivir mejor.

Que ustedes respiren bien.

¿SUFRES DE OLVIDOS?
A partir de los treinta años, por lo general, notamos pequeños olvidos:
• ¿Cómo se llama este amigo? Lo conozco muy bien.
• ¿A qué hora era la cita, a las 5:00 ó 5:30?
• ¿Esto, cómo me dijeron que funcionaba?
• Mis llaves. ¿dónde las dejé?
• ¿En qué piso me estacioné?

Aunque estos pequeños olvidos no afectan nuestra vida, nos producen ansiedad.
Recordamos con lujo de detalle todo acerca de nuestra niñez, pero no podemos acordarnos de lo qué hicimos ayer o esta misma mañana.
Si esto les suena familiar , no se preocupen, hay esperanza. Existen muchos mitos en los que las personas equivocadamente relacionamos la edad con la falta de memoria.
Los neurocientíficos han comprobado que:
La pérdida de memoria de corto plazo no se debe a la edad o a que las neuronas se mueran y no se regeneren, sino a la reducción del número de conexiones entre sí de las neuronas o dendritas (ramas de las neuronas que, a través de la sinapsis, reciben y procesan la información de otras células nerviosas).
Esto sucede por una sencilla razón: falta de uso. Así como se atrofia un músculo sin uso, las dendritas también se atrofian si no se conectan con frecuencia, y la habilidad del cerebro para meter nueva información se reduce.
Es cierto, el ejercicio ayuda mucho a alertar la mente; también hay vitaminas y nutriceuticos que aumentan la transmisión sináptica y fortalecen la memoria.
Sin embargo, nada como hacer que nuestro cerebro fabrique su propio alimento: Las neurotrofinas.

LAS NEUROTROFINAS
Son moléculas que producen y secretan las células nerviosas, y actúan como alimento para mantenerse saludables tanto a ellas como a las sinapsis.
Entre más activas estén las células del cerebro, más cantidad de neurotrofinas producen y esto genera más conexiones entre las distintas áreas del cerebro.

¿QUÉ PODEMOS HACER?
Lo que necesitamos es hacer PILATES con las
neuronas:
• llevar una alimentación libre de lectinas
• sorprenderlas, estirarlas,
• sacarlas de su rutina,
• presentarles novedades inesperadas y
• divertidas a través de las emociones, del olfato, la vista, el tacto, el gusto y el oído.
¿El resultado? El cerebro se vuelve más flexible,
más ágil , y su capacidad de memoria aumenta.

La vida de la mayoría de nosotros se lleva a cabo dentro de una serie de rutinas. LAS ACTIVIDADES RUTINARIAS SON INCONSCIENTES.
Hacen que el cerebro funcione en automático y requieren un mínimo de energía. Las experiencias pasan por las mismas carreteras neuronales ya formadas. No hay producción de neurotrofinas.

ALGUNOS EJERCICIOS QUE EXPANDEN SUSTANCIALMENTE LAS DENDRITAS Y LA PRODUCCIÓN DE NEUROTROFINAS, AUNADO A LA CORRECTA ALIMENTACIÓN FISIOLÓGICA:
¿Por qué no abrimos la mente y probamos estos ejercicios tan sencillos que, amplían nuestra memoria?
• Intenta, por lo menos, una vez por semana ducharte con los ojos cerrados. Sólo con el tacto, localiza las llaves, ajusta la temperatura del agua, busca el jabón, el shampoo o crema de rasurar. Verás cómo tus manos notarán texturas que nunca habías percibido.
• Utiliza la mano NO dominante. Come, escribe, abre la pasta, lávate los dientes, abre el cajón con la mano que más trabajo te cueste usar.
• Lee en voz alta. Se activan distintos circuitos que los que usas para leer en silencio.
• Cambia tus rutas toma diferentes caminos para ir al trabajo o a tu casa.
• Modifica tu rutina. Haz cosas diferentes. Sal, conoce y platica con personas de diferentes edades, trabajos e ideologías. Experimenta lo inesperado. Usa las escaleras en lugar del elevador. Sal al campo, camínalo, huélelo.
• Mejora la ubicación de algunas cosas. Al saber dónde está todo, el cerebro ya construyó un mapa. Cambia, por ejemplo el lugar del bote de la basura; verás la cantidad de veces que aventarás el papel al viejo lugar.
• Aprende una habilidad. Cualquier cosa; puede ser fotografía, cocina, yoga, estudia un nuevo idioma. Si te gusta armar rompecabezas o coches tápate un ojo para que pierdas la percepción de la profundidad, por lo que el cerebro tendrá que confiar en otras vías.
• Identifica objetos como monedas. Pon en tu coche una taza con varias monedas diferentes y tenlas a la mano para que, mientras estás en el alto del semáforo, con los dedos trates de identificar la denominación de cada una.

Recuerdan que nuestro estomago y sistema digestivo están estrechamente ligados al cerebro. De hecho se le dice a nuestro estomago, nuestro ‘segundo cerebro’.
Rectifiquemos nuestra dieta para gozar de plena salud, no solo física sino mental!

Pilates y Ciática

El dolor ciático se debe a la compresión de las raíces nerviosas lumbares bajas y sacras, normalmente debido a la protrusión del disco intervertebral – hernia de disco- y esa presión sobre la raíz nerviosa es la que provoca el dolor y los signos neurológicos sobre el lado afectado. En la mayoría de los casos, unos días de reposo en cama, resultarán suficientes, con una recuperación progresiva de la actividad física, recurriendo, cundo sea necesario, a los analgésicos. En caso más rebeldes habrá que recurrir a un reposo más prolongado y a medidas como la tracción, que en conjunto basta para un 90 % de los casos. Como último recurso quedan las infiltraciones de corticoides o anestésicos y la cirugía.
Sobre el ejercicio, habría que decir que aquellos que no llegan a producir dolor no parecen perjudiciales, aunque hay que procurar todos aquellos que supongan un esfuerzo excesivo y, sobre todo, levantar pesos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.